VISITAS
 

 

 

 

 

 

 

EL  PUENTE  DE  WATERLOO

 

 

 

 

 

 

 

En mi mente la frase final del film:

 

"NUNCA AMARÉ A NADIE......

NI LO HARÉ.....

ES LA VERDAD.....

NUNCA AMARÉ A NADIE MAS"

 

 

 

Sobre la ciudad de Londres el lento caminar de un antiguo oficial del ejercito, se confundía con la densa niebla. Sus ojos húmedos se pierden en la lejanía, al tiempo que su mente vuela... ofreciéndole escenas pasadas.....Aquel bello rostro de mujer, sus ojos... Habían transcurrido muchos años. En sus sienes ahora blancas, existió un pelo negro...

 La niebla lo cubre todo, y dentro de su corazón oía el sonido de la sirena anunciando otro bombardeo sobre la ciudad de Londres. Apretaba el pequeño amuleto oriental..... recordaba su primer encuentro. Recordar....... todo recuerdos.

 En su corazón ya no había alarma alguna, no esperaba proteger a nadie, no deseaba amar, solamente se habituaba al cansancio de un hombre que todos los días volvía a ese puente sobre el Tamesis, deteniéndose en el mismo punto en que la conoció, en el mismo lugar en que la perdió hacia años....... Era su puente... quizás no el mas bello del mundo, pero era suyo, de los dos.......

Estos mismos sinsabores, reflejados en el rostro de Robert Taylor con furia de gatopardo, nos puede ayudar a reconstruir la humillación por la belleza, la injusticia por otro nuevo sentimiento, el dolor del ser desaparecido y que guardaremos con gozo indescriptible no solo en el corazón, sino en nuestra única y hermética caja de pandora para el resto de esta provisional existencia.

 

"No tener junto a nosotros al ser que amamos, es dejar escapar sangre del alma"

 

 

El cine tiene mucho de descubrimiento. Yo lo sentí así aquella tarde, siendo muy jóven. Descubrí toda una obra del romanticismo, todo un clásico, un tesoro a conservar. Lógicamente si no se ha vivido o no se está viviendo el amor, ese fuego de despropósitos dentro de la racionalidad del mismo propósito, nunca se podría comprender el significado de esta hermosa historia. El amor nos hace gigantes, el amor nos hace mendigos, el amor nos hace ricos, el amor lo es todo....

Como persona y después del transcurso de los años, mi admiración por el cine, y sus leyendas está fuera de toda duda, pero el recuerdo de éste film para mi es tan grato que me obliga a sentarme ante mi ordenador, sumergirme en mi website y explicar de la mejor forma posible como es el sentimiento mas bello del mundo, procurando desenredarlo, aunque difícil tarea es, pero vuelvo a repetir que es fundamental para comprender el contenido de esta pieza del romanticismo.

En la existencia del ser humano hay circunstancias que te hacen sentirte vivo: ser mas honesto, sensato, brutal, sensible, amante, ser siempre como eres, y nunca como los demás quieren que seas, pero hay algo que rompe los esquemas y nos hace participes de su cegadora luz, transformándote, sintiendo su desgarro como entra, violando, profanando nuestra vida y haciéndonos ver todo diferente. Ya nada nos pertenece cuando vivimos, ya nada es igual, ese sentimiento tan profundo, tan hermosamente profundo es nuestro eje, nuestra rueda para caminar y respirar....No me preguntéis como sucede......sucede y basta. Yo, como hombre maduro lo he vivido.

 

Os invito a todos los amantes del cine clásico a ver una autentica obra maestra del séptimo arte, muy por encima de CASABLANCA, muy por encima de casi todas las historias de amor, dolor y desencanto, que por suerte se han proyectado en la pantalla. EL PUENTE DE WATERLOO, ¿Un melodrama romántico? Sí, desde luego, pero una obra sobria, austera y maestra que reúne bajo mi punto de vista las mejores interpretaciones de Robert Taylor y Vivien Leigh, obviando lógicamente el personaje de Scarlett Ohara. Si no se ha vivido o no se está viviendo con amor, ese fuego de despropósitos dentro de la racionalidad del mismo propósito, nunca se podría comprender el significado de esta hermosísima historia. El amor nos hace gigantes, el amor nos hace mendigos, el amor nos hace ricos, el amor lo es todo y a su vez todo lo quita.

Su desarrollo en un blanco y negro inmaculado hace a este film dueño absoluto del delirio masoquista del más grande sentimiento del mundo. La recomiendo.... Un muy digno drama de los años 40, que conserva toda su aura especial de encanto y magia; esa magia del cine que hace que una película de hace más de 70 años, siga cautivando al espectador sin importar el más que evidente paso del tiempo. El film es impecable en su apartado técnico, resaltando el uso de cámara, la escenografía y la excelente iluminación, que crean un entorno idóneo, combinando de una forma perfecta el realismo del ambiente sombrío y decadente de la guerra, con un toque de irrealidad neblinosa hechizante, como un cuento de hadas...!! Simplemente genial !!.. Nuestros dos protagonistas nos ofrecen grandes interpretaciones, resaltando a Vivien Leigh, ya que es totalmente imposible hacerle sombra a esta extraordinaria e inolvidable actriz, que con pocos Films en su carrera ha pasado a ser uno de los nombres mas importantes de la cinematografía. Robert Taylor es la pura y simple belleza masculina del galán de galanes, en un cometido, arrebatado en principio de Errol Flynn, y que saca un soberbio y creíble partido de un hombre que ha amado mas allá de toda lógica, y que ahora nos recuerda su historia, contemplando su Puente de Waterloo.


El guión está bien estructurado y el ritmo narrativo es correcto, aunque hay ciertos detalles que resultan al día de hoy totalmente opuestos a como unos enamorados afrontarían su destino, pero han pasado muchos, muchos años, sobre todo en cuanto a actitudes y reacciones de los seres humanos. Ahora existe facilidad y ligereza y parece que se toman decisiones importantísimas, sin pensar que pueden afectar al resto de nuestra vida. Es un muy notable drama romántico totalmente recomendable a los amantes del cine clásico y en general de las historias de amor.


Remake basado en la conocida novela de Robert E. Sherwood del mismo nombre. El argumento casi recuerda a un cuento de hadas, con dosis de amargura, cuyos protagonistas son un apuesto y noble capitán y una bella bailarina de ballet clásico. La acción comienza en Septiembre de 1939, con la declaración de guerra de Inglaterra a Alemania, y se desarrolla durante los conflictivos años de la II Guerra Mundial. En este clima bélico, perfectamente conseguido, se desarrolla una extraordinaria historia de amor que comienza en el puente sobre el Támesis, puente lleno de recuerdos. Mervyn LeRoy, un director que nunca es citado entre los grandes, pero que posee una extensa filmografía entre la que se pueden rescatar títulos notables como QUO VADIS o NIEBLA EN EL PASADO, es lo que yo llamo un artesano legal, con sentido del ritmo, la estética y un excelente director de actores. LeRoy dirige aquí con una corrección de manual, que roza la brillantez, a pesar de los problemas de censura que sufrió con el argumento. Trata un tema “políticamente incorrecto” de la manera más correcta posible, utilizando todos los estándares del clasicismo, con singular maestría. La historia original está ligeramente suavizada, pues los momentos delicados se resuelven con una elipsis, pasando casi de puntillas. En este sentido, se enfatiza poco en las causas. En cualquier caso, Mervyn LeRoy consigue trasladar una historia de dos amantes bellísima pero, al tiempo, dolorosa, y siempre con mucho encanto. La película, un melodrama de categoría, tiene todos los alicientes para hacernos palpitar a los amantes del cine clásico: dos actores magníficos, excelentes secundarios, una preciosa historia de un amor en un ambiente bélico y un final… para sentir y no perderse..


La protagonista es Vivien Leigh, mi inolvidable Escarlata O´Hara, que se adapta como un guante a su papel. Aparece, deslumbrante, perfecta, por supuesto, bellísima. Hay una secuencia que acrecienta sus registros como gran actriz: aquélla en que se ve abocada a cambiar su estilo de vida, la manera en que utiliza el rostro prodigiosamente; su mirada, sólo con cambiar mínimamente el gesto, esbozando una leve sonrisa.... Sabemos que algo va a cambiar... Breves momentos pero profundamente reveladores y que ella vive, sabiendo la enorme importancia del momento en la película. Una mezcla de sentimientos encontrados recorren al espectador, te afluyen recuerdos, experiencias, amores y desamores, pero siempre y por encima de todo:

"No tener junto a nosotros al ser que amamos, es dejar escapar sangre del alma"

Debo decir que cuando vi el film nada me rondaba la cabeza como ir a Londres, ciudad que por aquellos años no conocía. Cuando estuve ante el Puente de Waterloo, me sentí aquel oficial del ejercito, notaba perfectamente el aroma de mujer rondándome, y apreté mis sudorosas manos, creo que alguna lágrima rodó por mis mejillas.

Toda una obra de arte del romanticismo, una película inolvidable y una historia de amor como pocas.
 

 

 

 

Otros amantes también suspiran ahora bajo cualquier puente de Paris, otros cerrarían los ojos y se dejarían bañar por la fina lluvia.......

La historia de amor, de dolor y desencanto que trasluce EL PUENTE DE WATERLOO, es para mi como un icono de los sentimientos humanos. Su desarrollo, su factura sobria en un blanco y negro inmaculado, le hace dueño absoluto del delirio masoquista del mas grande sentimiento del mundo. Su visión en aquellos años fué como un relámpago, algo que cortó mi respiración, mientras me envolvía lentamente..... 

Veo el dolor del hombre sobre mi dolor, sus ojos sobre los míos, meciéndose como pene erecto en vagina húmeda.

 Fué un factor crucial su visión y creo que todo un torrente de sentimientos se desborde cuando narro esta bella historia, rememorando un film épico, un mosaico en blanco y negro visto en la penumbra del cine Palace de Madrid......( tristemente desaparecido). Queriendo por ello, justificar los sentimientos de los hombres, envolviéndolos en papel transparente, el mismo con que guardaré siempre este cine de mis pecados.

 

Myra es una estudiante de Ballet Clásico, educada, delicada, femenina, con gracia, decorosa y recatada. Pero hay una secuencia que denota su excelencia como actriz. Ese sútil detalle, casi imperceptible, cuando está en la estación buscando clientes y se  encuentra con Roy..... ella lleva un abrigo en el brazo y se lo pasa al otro brazo. Esto lo hace con una vulgaridad simple, que denota un tremendo cambio drástico en su vida.  Lo interesante de ese detalle, es que con un solo gesto te demuestra en lo que se convirtió aquella dulce y fina estudiante de Ballet. .Otro detalle importante es el dibujo que nos presentan de esta mujer, su forma de resignarse al amor perdido, su enorme gratitud hacia Roy y su repulsa a manchar el nombre de una familia, traicionando su confianza, decide quitarse la vida, ya que no podía pertenecer a ese núcleo familiar y no concebía su vida sin el amor de Roy..

Quisiera ser objetivo al referirme a "EL PUENTE DE WATERLOO", y no estar influenciado por VIV, es inevitable, ella siempre irá en mi retina de enamorado del celuloide, es obvio, y además lo deseo......

 Lo que quisiera anticipar es el hermoso sentimiento que une a dos seres que se conocen de forma circunstancial, que apenas saben nada el uno del otro, que ni siquiera huelen sus propias pieles y ya sienten palpitar con furia sus corazones. Quisiera que el cielo protector que nos dá cobijo bajo su manto púrpura me diera todas las respuestas a mis incesantes preguntas sobre los sentimientos de los hombres, tantas cosas quisiera preguntarle que apenas hay tiempo para ello, solo sé que el amor es noble, bello y un sentimiento que late con furia de tormenta del desierto....... Siempre tengo en la mente la presencia de esta hermosa, frágil y dulce actriz, del apuesto y atractivo Robert, siempre formarán parte de mi propia existencia, siempre recordaré su forma de reflejar el amor en uno de los blancos y negros mas bellos jamás creados por la mano del hombre.

 

 

 

 

El filosofo Manuel García Morente dijo:

El amor es, más bien, una confluencia de dos vidas que se unen con el afán de fundirse en una sola.   

Si dentro de nuestro propio sentimiento, si dentro de ese afán por ser feliz, gozar, sentir y ser libre del mismo yo, se corona la obra con el rostro mas bello jamás soñado, nos encontramos en el mismo jardín de Alá, bebiendo de sus frutos prohibidos en compañía de una increíble mujer llamada VIVIEN LEIGH, y un apuesto galán como ROBERT TAYLOR. Ante semejante factura a uno no le queda mas que soñar, volar, surcar el firmamento y volver a ver una y otra vez este abanico de pasión, amistad y amor que es EL PUENTE DE WATERLOO. Mis ojos no se nublan con facilidad con momentos mas o menos nuevos o pasajeros, ya mi alma está un tanto cansada de no ver y beber, ahora en mi clara madurez mi sed se va calmando, mi corazón palpita y mis ojos se llenan de un brillo que solo poseen los seres tocados por esa varita mágica.......y a la que nos aferramos como nuestra única vía de salida para ese color que nos inunda, en sus maravillosas tonalidades rojas y azules. Así siento yo ahora este film, así quería que todos lo supierais, y así os aconsejo que los visionéis una y mil veces si ello fuera preciso, porque nunca en toda mi larga vida de amante del cine y sus leyendas, he podido borrar los momentos que me hizo vivir este clásico entre los clásicos.

Recomiendo que lo busquéis en cualquier librería virtual, en cualquier gran almacén, buscarlo sin descanso, algún día recordareis a este hombre maduro que ama con la fuerza de un adolescente y venera a una mujer, que como musa mía que es, me ha hecho vivir los momentos mas felices de mi vida, y aún hoy los he sentido al cabo del tiempo después de verla de nuevo.

Comprender el cine, o explicarlo de forma coherente es labor que escapa de mi capacidad, porque creo, que el cine no se puede enseñar jamás, el cine como el propio amor, está por encima de todo, su resplandor te penetra, violándote con suavidad, se siente como vivo, insultante, preciso y vital para seguir respirando...... 

Para recoger el sentimiento que desborda el film, hay que haber amado o sentir por alguien esa capacidad que empieza lentamente a digerirse, para luego estallar en un castillo de fuegos de artificio. El espectáculo es increíble y hermoso como el mismo amor. Solo puedo escribir de lo que siento, nunca lo haría de forma ficticia, lo que si quiero que sepáis, que si dentro de vuestro corazón palpita la luz de esos fuegos de artificio.....!este es vuestro film!......No lo perdáis por nada del mundo.....Siempre me recordareis por ésto, estoy completamente seguro.

La óptica de la época traspasa todos los aumentos posibles a nuestra visión ocular, es como una retrocesión al tiempo, dejándonos ante un Londres gris, nebuloso, pero óptimamente firme en nuestro recuerdo a la ciudad, al puente de Waterloo, a la propia historia de Myra y Roy, a la valiente forma de Vivien en terminar con su vida sobre el puente, ya perdida......Son como varias ópticas de menor a mayor grado, que nos relaja con nosotros mismos y nos hace mil preguntas.......la visión crece, la retina se ensancha....nos dejamos llevar como los protagonistas, sintiéndoles cerca y embriagados por el calor de su alcohol....Es la sensación del propio y viejo sentimiento que que nos ayuda a caminar, al ser penetrados por su óptica.

Vivien está viva en Myra y Robert nos enseña el dolor de vivir sin amor. Los ojos de ambos jamás compusieron lienzo igual.

Recomiendo sinceramente la visión de EL PUENTE DE WATERLOO, en cualquiera de las mil formas que la actual tecnología actual nos presenta. Disfrutad de tu maravilloso blanco y negro, saborear el fondo musical, deleitaros de la belleza de una mujer, sentir el amor de un hombre que viaja con su maleta de recuerdos, dejaros llevar por la niebla de un puente legendario, amaros con la ternura de la garza y la fuerza del león, dejaros seducir por la magia del cine....

 

 Pero ser vosotros mismos.