VUESTROS COMENTARIOS.

ENVIARLOS

cinemania55@gmail.com

cineparaiso@telefonica.net

cineparaiso2@gmail.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

L I Z A  M I N N E L L I

 

 

 

A Liza Minnelli la vida la lanzó a la cúspide de Broadway con 19 años y a Hollywood con 26. Es una de las poquísimas artitas que cuentan en su poder con premios Oscar, Grammy, Tony y Emmy.  En su discografía se cuentan mas de 30 álbumes, mientras que su filmografía supera gran numero de films importantes. Yo personalmente con solo CABARET, el resto se lo lleva el viento, CABARET es su cenit y una obra musical irrepetible. Profesionalmente ha hecho historia muchas veces, pero su vida personal no ha sido precisamente un camino de rosas. Aparte de los problemas que tuvo durante su infancia y adolescencia por el alcoholismo de su madre, sus cuatro matrimonios también fueron un fracaso. Entre sus íntimos amigos ha personajes tan variados como Michael Jackson, Meryl Streep, Rock Hudson, Elizabeth Taylor, Susan Sarandon..... Pero pese a todo, lo negativo, lo peligroso, las adicciones... enturbió literalmente su vida, pero Liza se declara feliz:


-"Yo he sido siempre una mujer alegre, amo la vida y la cualidad mas importante que puedes tener para mantenerte alerta y viva y en el presente es la curiosidad. Mi fuerza sale de la fé. De la fé en Dios y en la gente a la que he conocido. Además, sigo creyendo en el amor. Eso si, no pienso volver a casarme. Y si no lo cumplo, venga a buscarme, denme una golpe en la cabeza y llévenme a España"-.


Si dentro de la constelación de estrellas que invaden el cine, empleamos "monstruo" para definir a algunos nombre importantes, estamos empleando este calificativo destinado a una nerviosa y gran actriz en todos los géneros. Su significado traspasa éste mundo y se traduce en un nombre ya mítico:


LIZA MINNELLI.


 

Nació un 12 marzo de 1946 en Los Ángeles, a los 3 años hizo su primera aparición en la pantalla en " In the Good Old Summertime ", que protagonizaba su madre, a los siete apareció en los escenarios de Broadway con el musical "Swanee", y fué la actriz más joven en obtener la concesión de un Tony, a la edad de diecinueve. Sus papeles dramáticos en películas como Charlie Bubbles, The Sterile Cuckoo, y Tell Me that You Love Me, Junie Moon , nos entregó a una Liza experta en interpretaciones de vidas marginadas. Ganó el Oscar de la academia mas que merecido por Cabaret, y en 1988-89, substituyó a Dean Martín en una serie de conciertos en vivo que ofrecían Frank Sinatra y Sammy Davis, Jr. Se comenta que cuando sustituyó a Julie Andrews en Víctor o Victoria, los escenarios de Broadway no pudieron soportar el peso, dicen que a diario las ovaciones fueron las mas largas jamás escuchadas en un escenario, y es muy difícil sustituir a quien nunca podrá tener sustitución, pero Liza no es comparable, Liza no tiene espejo rajado de parte a parte, Liza es imagen plena, entera, y su contemplación tiene que ser vista en diferentes dimensiones, una y para mi la mejor, es la Liza Minnelli que traspasa batería como nadie. Dentro de esta diminuta mujer, afluyen dos monumentales afluentes de rigurosa categoría, manan dos ríos con caudal suficiente para suministrar arte por todas sus laderas, es tan rico que no creo, o al menos yo no recuerdo, que puedan darse en una sola persona la mezcla de dos nombres míticos del cine y el espectáculo. Lógicamente estoy hablando de sus padres:

 

 

 


Vicent Minnelli y Judy Garland.



Basta con ser hija de....para imaginar el manantial de fuerza, arte, divismo, glamour y profesionalidad que trasluce su persona. Liza es un ciclón, un autentico animal de la escena, y es una diosa bajada del olimpo para entregarnos a los humildes mortales todo el esplendor que fluye por las venas de uno de los nombres mas importante de todos los tiempos., Aunque ese mismo tiempo posteriormente fué algo injusto.

 
Yo no escribo artículos en mi Web para lanzarlos al mundo con objetivo material. No relato artículos y hago homenajes a mis Films con ánimo de lucro, Yo, simplemente soy un hombre maduro que ha vivido el cine desde su mas tierna infancia, lo he llevado dentro durante muchos años y ahora quiero que todos sepan, escuchen, conozcan y admiren si pueden, lo que me ha mantenido ávido y feliz tantos años. Ha sido como un estallido dentro de mi vida, ahora tal vez me sienta mejor porque a todo el mundo estoy dando a conocer nombres, mitos y leyendas, desprendiéndome un poco de ellos, pero haciendo justicia y enseñando a millones de jóvenes que aún no saben o no conocen de su existencia. Eso me hace grande, me enriquece y me recuerda que no hay nada como hacer lo que a uno realmente le produce satisfacción personal. Por eso mi tributo a esta actriz, por eso mis palabras de recuerdo y apoyo a un nombre grande entre los grandes, por eso mi dolor ante una celebridad de magnitudes gigantescas que todavía no ha encontrado la cima desde donde debería contemplarla inamovible al resto de los mortales.. Buena parte de la vida profesional y personal de Liza ha estado condicionada por su adicción al alcohol y a otras drogas, como le ocurrió también a su madre, Judy Garland......... Pero detengámonos unos instantes, demos un respiro al tiempo, y vayamos directos a lo que yo considero lo mas fundamental para los espectadores, para los devoradores de arte y para los amantes del cine. La vida interior, la vida particular de un actor o actriz (creo que en otros trabajos ya lo he mencionado) es de ellos, es su parcela, es dentro del Olimpo, su lugar.... ¿por qué airear estos temas?, el morbo no es lo que mueve a las masas para ir a ver un film o un espectáculo. Lo que realmente interesa es el actor o la actriz, es su arte y si como en este caso concreto es incomparable, lo demás no cuenta, o al menos a mí no me interesa. Una apreciación que siempre me ha producido curiosidad es, la forma que tiene LIZA cuando actúa de la posición de sus brazos y manos...... Es increíble, es como si quisiera apartar al mundo en ese instante, es como si desechara cualquier cosa que la impidiera realizar su labor, o ser victima de todo lo que no esté relacionado con ella y su arte. Forma parte de su personalidad, de su nerviosa figura, sus gestos y genes heredados de sus progenitores y para nosotros resulta el mejor regalo que pudiera hacernos.

 

 
 

A Liza Minnelli se la condecoró con la Legión de Honor por el ministro de Cultura de Francia, de manos de Frédéric Mitterrand. Recuerdo ese día porque yo me encontraba en Paris y pude contemplarla de cerca, fué uno de mis momentos y no he podido olvidado.

-"Recibir este honor, aquí en Francia es un sueño hecho realidad! Cuando era niña, mi padre me cantaba una canción que decía Un día aprenderás a bailar , te pondrás un bonito vestido y vivirás en Francia.... Gracias "-.



Estas palabras al recibir la medalla de la Legión de Honor no fueron dichas al azar... !!estaba escrito!!... Sus padres contribuyeron a hacer célebre la Ciudad de la Luz . Dos de las mejores películas de Vincente Minnelli, se desarrollan en la capital francesa, Un americano en París y Gigi .Y su madre, Judy Garland, interpretó la canción "París is a lonely town". Al igual que su madre, Liza Minnelli es uno de los iconos gay más celebres. Y Frédéric Mitterrand, no se resistió a mencionarlo en su discurso:

- "El himno a la vida y a la libertad presente en cada una de sus canciones sin duda ha ayudado a que se convierta en un icono de muchas comunidades, especialmente la gay ",- dijo el ministro francés, quien en ese mismo acto también rindió homenaje a su larga lucha contra el SIDA.


 

 
 


Uno de sus trabajos mas notables, y que debido a circunstancias extrañas no alcanzó la fama de Cabaret, es sin duda "New York, New York", al lado del extraordinario DeNiro. Recomiendo encarecidamente ver este film, es impresionante, pulcro, funciona como las manecillas de un reloj, con una ambientación de época digna de Visconti y  un canto a todos los músicos que caminan por el mundo en busca del éxito...Unos lo encuentran, otros se quedan en la cuneta, pero cuando las luces les ciegan sacan los máximo de si mismos, como sucede en este inolvidable film.

 

 
 

La vida de Liza no ha sido fácil, ha vivido siempre a la sombra de sus padres, y del enorme peso del film Cabaret, para unos sería suficiente, pero ella no cejó en su lucha e hizo innumerables aportaciones al musical, sobre todo en teatros de Bradway y en giras por todo el mundo con el espectáculo Liza con Z. Su bondad como persona, y amiga de sus amigos, se ha dejado engañar cientos de veces por esas alimañas que rondan siempre al personaje de éxito, teniendo romances y bodas con el color oscuro del fracaso mas absoluto....Esas marcas le han pasado factura y después de varios internamientos para curar ciertos adicciones y estabilizarla como ser humano y artista, Liza resurgió como el Ave Fénix y ahora la tenemos mas madura, mas artista que nunca y con esa fuerza que solo los Dioses del Olimpo pueden haberle trasmitido. Liza Minelli es un ejemplo de la luchadora incansable, de la figura por excelencia del musical, y su figura ya consta como emblema del movimiento Gay del mundo, debido a sus muchas aportaciones en la lucha contra el Sida.

 

 

 
 
 
 

 

Antes de llevarse a la pantalla, Cabaret fue uno de los musicales de gran éxito en Broadway. El Films cuenta con numerosos números musicales intercalados en la acción e interpretados en el Kit Kat Club, el club sobre el que gira la historia. Legendarios son los números de Liza Minnelli, Mein Herr, que canta sobre una silla, Maybe this time, Money, Money, que interpreta junto a un esplendido maestro de ceremonias y el inolvidable Cabaret se tiñe de toda una declaración de principios. Los números musicales son tan buenos que no puedo darle menos que un sobresaliente... Para mí existe un antes y un después de esta película, confieso mi estupor, mi extrañeza, luego mi admiración al verla por primera vez, es algo tan insólito que yo me atrevería a robarle del resto de los musicales con que el cine nos ha regalado, y exponerlo en lugar aparte, donde la penumbra, el fuego y la luz le pueden dar ese aspecto de OBRA MAESTRA.  

Minnelli nunca estuvo tan radiante como en este trabajo, donde compone su personaje lleno de ternura, bajo la capa de libertinaje y despreocupación que muestra en la superficie. Ella nos envuelve durante toda la cinta y nos magnetiza a partir de sus ojos llenos de vida. La dirección de arte, la música, las actuaciones, son elementos que se confabulan a la perfección para mostrarnos la atmósfera desenfrenada del Berlín a punto de caer bajo las garras de Hitler. Asistimos a una obra perfectamente acabada que se deja ver en forma cautivante, después de años de su estreno. La vi nuevamente hace días y no puedo silenciar mi admiración por este mundo inolvidable del cabaret berlines. Si tuviera que hace un reproche, es porque creo que la trama no está bien desarrollada, tal vez no me gustó la actuación en solitario de Michael York y porque no vi bien perfilada la historia entre Marisa Berenson y Fritz Wepper. No obstante, la interpretación de Liza, la belleza musical de los números, hacen que se merezca el puesto que tiene en la Historia. A todos los innumerables amantes de los musicales, les subyugará. Con esta película pasa como con las Meninas o la Gioconda, que uno ha oído tantas cosas sobre ella, y es un clásico tan revisitado y tan reinterpretado, que se pierde la perspectiva de lo buena que puede llegar a ser, porque en efecto, es una obra maestra. Aparte de ser la consagración de una estrella como Liza Minelli. Hay que tener en cuenta que es uno de sus primeros trabajos importantes y la actriz supera con creces cualquier expectativa. Es genio puro, que con solo diecinueve añitos, resulta increíble. Muchos años han pasado por ella y no ha envejecido en absoluto. Sally Bowles podría ser Dita Von Teese o una rutilante figura del cabaret actual.
Destacaría la relación de sincronía entre los temas musicales y la trama argumental, que es una fórmula de acoplamiento que nunca se había visto en un musical. Es decir; las canciones no se insertan en la trama, sino que corren en paralelo.... un modelo de ritmo y montaje.

 

 
 
 

 
Solo por la puesta en escena, la banda sonora y las actuaciones de todos sus interpretes, esta película ha entrado en el circulo de las clásicas y merece verse. "Cabaret" goza de la dirección impecable de Bob Fosse y tiene una gran ambientación y excelente fotografía. El ambiente cabaretero viciado a humo de tabaco, polvos de maquillaje y focos de colores es simplemente magnífico. Los números musicales son realmente perfectos y lo mejor de todo es que no hace falta que tengan un despliegue espectacular. Las actuaciones están creadas con garra, con una perfección absoluta, son como cuadros que van cobrando vida ante nuestros ojos. En especial Liza Minelli, es capaz de transmitir lo mismo fragilidad que fortaleza y energía, y el caótico maestro de ceremonias Joel Grey, cuyo personaje debería haber tenido un mayor protagonismo, es un alarde de ingenio. El resto de personajes: Michael York, Helmut Griem y Marisa Berenson, se mueven en un clima de total ambigüedad en la Alemania Nazi, pero ninguno de ellos llegan al nivel de Liza Minnelli y Joel Grey. La historia del trío amoroso es, de por sí es muy atractiva. Es una historia desenfadada llena de liberación, hedonismo y diversión en tiempos no muy esperanzadores. Tiene personajes muy ricos que no pueden evitar su humanidad y su fragilidad. Lo cierto es que la cinta tiene momentos muy dramáticos y secuencias inolvidable.


 

 
 

Se han realizado pocas películas redondas y más si hablamos de musicales, un género demasiado delicado. CABARET es una de ellas... Contiene  todo para maravillar al espectador:



Todo un film de culto

 

 
 

En su momento, se polemizó sobre la estatuilla ganada por Joel Grey en detrimento de Al Pacino como hijo de Don Vito Corleone. En mi opinión, nuestro querido bufón gana por su sorprendente personaje, mientras Pacino demostró ser un excelente discípulo de Marlon Brando y es muy difícil hacer sombra a Brando en una película, quizá fué ese el motivo, aunque no es el mismo Pacino en la tercera parte de EL PADRINO, se desdobla y ahí eclipsa todo lo que se le ponga delante. Creo que a partir de este film Al Pacino comenzó a ser el actor admirado de sigue siendo hoy en día. Joel Grey encarna a un personaje que destila aura de irrealidad como pocas veces se ha visto, es como un fantasma de deseos humanos. Alguien libre y absurdo que se cuela durante unos instantes en las vidas de los berlineses, aportando ironía y sarcasmo en sus números musicales. Además, está Liza Minnelli interpretando el papel de su vida para cubrirlo todo, y aunque no es un actor que marque, Michael York dibuja un convincente personaje de aristócrata alemán, completamente inesperado,  y profundiza muy bien en la credibilidad de la película..

Cabaret posee la que para mí es una de las secuencias más impactante de la Historia del Cine. En sólo tres minutos, el genial Bob Fosse nos muestra mediante una de las canciones más bellas, lo que todavía no ha conseguido nadie: explicar por qué el pueblo alemán se decantó en las urnas por un homosexual bajito llamado Adolf. La escena, censurada en Alemania, es para mi irrepetible por su ejecución, por su belleza, por su canción, por su horror, por sus extras, por su puesta en escena... por todo!!...Una gran película que no decepciona a nadie, como suele suceder en toda Obra Maestra.

 

 
 


Si tuviera que explicar que es un monstruo del espectáculo, Si tuviera que definir el arte en toda la extensión de la palabra, o si tuviera que definir como un rostro no bello, pudiera ser el mas hermoso jamás visto, sin lugar a dudas estaríamos hablando de LIZA MINNELLI. Dentro de este nombre que al pronunciarlo nos suena como dulce y cariñoso, es el eje central de un melodrama, en un triangulo amoroso ambiguo, en un marco triste, pero a la vez chispeante y glamuroso, es el punto de partida que siempre nos viene a la mente cuando recordamos CABARET. Es demasiado fuerte la presencia de esta figura del espectáculo, sin relacionarla con el film de Bob Fosse, es tan difícil olvidar su nombre fuera de la película, como si olvidáramos el aroma de una rosa. LIZA es CABARET, y CABARET es LIZA, lo demás es toda una magnifica recreación del mundo bajo del cabaret berlinés de la segunda guerra mundial, con las pasiones de hombres y mujeres que vivían para el espectáculo, ocultando sentimientos, ante la fuerza del ritmo vulgar y brillante de sus jóvenes venas, a punto de estallar por una sangre que fluye como río caudaloso en su interior. Una gran película musical, que muestra la decadencia de un sector de la sociedad alemana en los últimos años de la República de Weimar, poco antes del ascenso de los nazis al poder absoluto y tenebroso de una sociedad a punto de expirar. Ambientada en un club nocturno, Bob Fosse realiza una película apasionante, Liza, como la legendaria Sally Bowles, una cantante americana en Berlín en los 30, se enamora del inglés Brian Roberts, un amanerado bisexual. Ambos son seducidos por un playboy adinerado Maximilian von Heune, mientras que Natalia Landauer, una joven judía, heredera de una gran tienda se enamora de un gigoló, que guarda en secreto su origen judío por temor a los nazis. Cuando Sally queda embarazada, Brian le propone tener al hijo, pero ella opta por abortar y él regresa a Inglaterra. La historia se va desarrollando con el fondo musical del club, donde se suceden de forma brillantísima los números artísticos y los comentarios sobre los personajes a cargo de un maestro de ceremonias inolvidable: Joel Grey
 

 
 

CABARET, explora el mismo terreno que LA CAÍDA DE LOS DIOSES, del maestro Visconti, ambas plantean que el ascenso del partido nazi fue acompañado por un ascenso en la manifestación de la bisexualidad, sadomasoquismo y otras actividades mas o menos subterráneas del ser humano, con la diferencia del marco, en este caso un acertado musical. Aunque esta apreciación parezca una simplificación a un movimiento nacional, donde querían que el nazismo tuviera sentido, o al menos eso pienso yo, pues trataban de crear un movimiento en el cual se resaltaba el culto al cuerpo, en búsqueda de la perfección y la concepción de la superioridad racial, sin importar los fines intermedios diabólicos para conseguir ese fin.


CABARET, trata acerca de personas cuya ambigüedad sexual eran parte de la escenografía del Berlín de los años treinta y está centrada en Sally Bowles, una de las más famosas criaturas literarias de apareció en los cuentos de Christopher Isherwood, reapareciendo luego en la pieza teatral: Yo soy una cámara. La figura de Sally se despreocupa de su futuro, del nazismo, se relaciona y se compromete con los demás hasta un punto trágico. Ella es la síntesis de la imagen de toda una época en la historia de Alemania hastiada. En tal sentido, es soberbia una escena del film: un joven uniformado con traje de las Juventudes Hitlerianas, comienza a cantar un tema, que habla del futuro que nos pertenece. Lentamente se le van uniendo otras personas, particularmente jóvenes y algunos hombres de mediana edad. Los ancianos escuchan con desdén la canción. Para unos existe un futuro, prometido por un partido político que avanza con fuerza. Para otros, todo ha llegado a su fin, y nada les importa. Tremenda, impactante esta secuencia, como todo el film de Fosse, son momentos para no olvidar. Las letras de las canciones también hacen referencia a la crisis que se vive: Alemania no era más que un cabaret, donde había que tratar de vivir lo mejor posible, donde había que procurar la posesión del dinero y la felicidad, porque sobre ellos comenzaba a flotar la sombra de la violencia y el terror. Jamás en la historia del musical se le puede llamar a un film musical sin serlo. Jamás en la historia del cine una película levanta tantas ambigüedades, tantas derivaciones y sentimientos. CABARET es una bomba de relojería, un enorme calidoscopio histórico con aristas sociales, envueltas en una música que por derecho propio ha formado y formará parte del séptimo arte. Siento un escalofrío recorriéndome todo el cuerpo mientras escribo este homenaje al film de Bob Fosse, por mi mente se cruzan escenas, números musicales, rostros entrañables, personajes curiosos, llenos de vida.... Me atrevería a introducir mi mano dentro de la pantalla y llevarme para siempre ese color, y frescura que desprende una a una todas sus secuencias, lo intenté, pero no encuentro nada, y ello me produce frío y unas ansias desenfrenables de no poder absorberlo para mi solo, como único alimento para toda una vida dedicada a amar el cine. ...!!Es trágico!!.


 

 
 


Existen musicales que irán siempre conmigo, en mi mente.... su música es como mi banda sonora y uno de ellos, el cual está a años luz del resto es EL FANTASMA DE LA OPERA, del maestro Andrew Lloyd Webber. Es mi himno personal, su música acaricia mis oídos, me hace trasportarme, y no existe cansancio en mi cerebro, lo amo intensamente. Os recomiendo la edición de su 25 aniversario en DVD... !!magnifico!!...Estos títulos se los reserva uno en los rincones del sentimiento y en los lugares preferidos de la mente. Otro es CABARET, el mas rompedor, el mas critico y el mas emblemático de cuantos pasaron por mis ojos. Esta noria musical que es CABARET, no es solo una sucesión de números brillantes, viéndolo, aspiras el humo del cabaret berlines, es como si Marlene se transformase en Liza, en esta actriz de ojos vivaces e impresionante voz, susurrándonos al oído la maravillosa canción LILI MARLEN. Liza es el cine en mayúsculas, es la metamorfosis de dos genes que desembocaron en un alarido burbujeante de pluma, humo y sudor.... Liza es el género e icono de ambigüedad y libertad. Hay mucho dentro de LIZA MINNELLI, y esperamos que llegue el día en que encuentre otro lugar en la cima de los dioses, para perpetuarse eternamente. Es un derecho que le debe el destino. Lo tiene ganado por derecho propio.

 

 
 



-"Prometo no volver a casarme nunca más y, si lo hago, buscadme y secuestradme, aunque sigo creyendo en el amor"-

La hija de dos iconos del cine como fueron: Judy Garland y Vincent Minnelli, vive actualmente con alegría y optimismo el momento actual:

-"Soy muy feliz. Siempre he sido una persona optimista y amo la vida. Supongo que porque la cualidad más importante para estar vivo es la curiosidad y eso no me falta"-..

Trabajar sobre el escenario, su hábitat natural, le ha devuelto la vitalidad de la que hace mucho no disfrutaba, a juzgar por la energía que derrocha siempre. Atrás quedaron las portadas de los tabloides con los detalles de su sonado último divorcio y unos problemas de salud que amenazaban con dejarla postrada en una cama.
Ganadora de los mayores premios del espectáculo en EEUU: Oscar, Emmy, Grammy y un Tony-. Liza, que siempre se ha creído "una trabajadora nata", apuesta ahora por un espectáculo-concierto, donde según se cuenta no faltarán las canciones que gustan al público:

-"Va a ser una obra musical donde compartiré por primera vez los recuerdos de toda una vida con los asistentes. Es la primera vez que, en un escenario, hablo de mis padres, de mí y de las historias de familia. Es maravilloso y, además, nunca me había movido tanto. El espectáculo, además de versar sobre mi familia, es un homenaje a la persona que mas ha influenciado en mi vida: Kay Thompson...Siempre digo que mi madre me dio el coraje y mi padre los sueños. Kay me entregó el equilibrio entre ambos y lo hizo hasta el mismo día de su muerte-".

 

 

 
 


Nadie que haya visto a LIZA MINNELLI sobre un escenario puede olvidarla, es materialmente imposible, porque forma parte de esos seres tejidos con hilo de oro y el humo de nuestros sueños.